domingo, 25 de octubre de 2009

Meridianos



Todo habla de ti,
hasta el olvido te recuerda.
Trago dulce,
bautismo de piel
sobre mis coordenadas,
flagrante apotema
en travesía
hacia mis frágiles lados.
Circuncida los poros que respiro
el aire mezclado de tu polen
morena rosa sin espinas.
Habla el cristal
son huellas de tu nariz
oliendo la distancia de lluvias,
vacuos senderos
donde me encontrabas.
Cada lágrima de pétalo
es un pedazo de ti que recojo
para a/r/marte
sobre mis escamas.

sábado, 24 de octubre de 2009

A tu precio

Humíllame bajo tus talones
inclíname la vertical;
sométeme con besos ácidos
friega tus senos sobre mi ceguera;
mastica tu rencor
suéltalo sobre mi lengua;
aprieta con furia mi hombría
patéame el pecho con tu uñas,
arrástrame de los oídos
llenos de cera;
pero no me aplastes
con tu indiferencia.

viernes, 23 de octubre de 2009

De paja y trapos



Ya no pides ni exiges
tu porción de espanta-miedos,
permaneces escondida
intentando no ser tan amada,
ignoras los reclamos sumergidos
que erogan carencias de paja seca,
dosificas el tiempo, el verbo conjugado
a cuenta gotas
y el lacre chorrea espeso
obturando la memoria selectiva
pervertiendo siglos
que transcurran en segundos.

Para que hasta entonces
el espantapájaros
haya adormecido su ingenuidad
de ser humano.

/ Amado /

domingo, 18 de octubre de 2009

Niña de enero

Me subyuga cuando trepas
el trampolín de mi circo,
llegas abrasando mi frío
te posesionas,
le escamoteas sus escarchas
lo vuelves impotente
hasta dejarlo mustio
sobre la arena,
temblando
de frío.

Niña de enero
verano de mi istmo,
desconsolado y aterido
te espero acurrucado
sobre la última carroza
de mi nómada vida,
en este circo que se incendia
en alboradas
de siglos,
el último
para este payaso
desteñido.

Sin...




Se mezclan,
masa informe de letras de plástico
con dedos diluidos
sobornables
débiles
tibios
idos.

Chorrean,
caen como lluvia ácida
sobre el silencio,
en la oquedad
de la llama
tenue
que
se
apaga
sin aire
sin poesía.

viernes, 16 de octubre de 2009

Calladas (Se esfuman)

Se esfuman,
las letras se esfuman
sobre la hoja de niebla
que sostiene la musa
que también se esfuma
con ella.

/ Calladas /

Las veo partir
silenciosas,
lentamente, sin pausas.

Les he hablado de amor
para que no se vayan;
les he contado de mis días
para que no se vayan;
desparramé te quiero
en todas sus ventanas
para que no se vayan;
pero se esfuman
tras las persianas.

/ Calladas /

(¡Y cuánto me hacen falta!)

miércoles, 14 de octubre de 2009

Las alas de la rosa



Hay una rosa en la humedad del suelo,
sus pétalos deshilachados huelen a tumba
¿Has visto alguna vez alas sin mariposas?

Mira las hilachas de esa flor muerta,
acaso sean alas marchitas.

/ Quizás la rosa,
última metamorfosis de la oruga /

lunes, 12 de octubre de 2009

Cosas que se dicen

Dicen:

/ hay una realidad
vertiginosa
llamada vida /

Y yo escribiendo a musas
desdibujadas en manchas
de humedades
descascaradas
como otras manchas
sobre recuerdos
húmedos,
viejos,
como esta imagen
descascarada y seca
que se dice poeta.

domingo, 11 de octubre de 2009

Imaginario



Con nocturnos pasos anhelantes
caminaba contando las baldosas
dibujando su rostro en la vereda,
alguien interrumpió su aire
no se dio vueltas para ver quién era.
Se detuvo en el entrecejo
justo encima de una baldosa floja,
brotaron lágrimas
debajo de ella
y dibujó un pañuelo
desde su cabellera.

Con el cordón de la acera
un collar de madreperla;
robó dos luces verdes de semáforos
le puso vida a sus ojos;
sobre su estilizado garbo
dos piernas de siempre verdes
prolongaron su cadera;
como cálidos brazos
tomó prestado
dos gajos de madreselvas;
bajó la luna menguante para su sonrisa,
y se tendió a su lado
a dormir con ella.

sábado, 10 de octubre de 2009

Entre tus dedos (Garúas)

Quietas mano eras
sobre la tarde emancipada.

Oye la lluvia en los gorriones,
temen el silencio del sol ausente;
escúchame:

/ absorbe la plenitud del agua
y plántame un beso de nubes derretidas,
seduce al grafito de mis raíces /

Y el beso respondió gallardo
desde tu esfinge altiva de rosa negra;
fueron resina los elogios boreales
que tu boca prodigó a mi basta geografía;
saboreo tus manos disfrazadas de lluvias
gotas filosas cortando la sequía.

/ son mis gorriones sin miedos
regresando entre tus dedos de garúa /

martes, 6 de octubre de 2009

A tus muslos

Sobre tu amplia frente
he derrapado un beso en descendiente
hasta las curvas que forman tu escollera
y descubrí tu vainillada esencia
regando amapolas negras entre tus piernas.

Y tus muslos ¡Ay amor, tus muslos!
compuertas abiertas a mi torrente,
tornaban vértigos nacarados
entre tu amanecer y mi poniente;
entonces cantamos
en sonidos primitivos, golpeando paredes
de vientres plácidos;
languideció trémula la calle,
se calmaron las vertientes,
sobre tu escollera los restos desfallecientes
y tus muslos amor

¡Ay tus muslos!
Se abrieron para otro beso
derrapando desde tu frente.

lunes, 5 de octubre de 2009

Rueda la piedra

Te hablo de amor hasta la locura de la piedra
que rueda sobre la memoria fresca,
moliendo horas insensibles
y tú ni te enteras.
Pero cuando te amo
no me nace la tristeza ni la angustia,
tampoco tengo razones para llorarte,
de igual entonces lágrimas brotan
cuando imagino la locura de la piedra;
otro día muere
y tú ni te enteras.

De tus partes

Ando sobre lo andado,
preguntándome cómo será amarte
estando sobre tus senos
en el país del no me acuerdo.

Pobre como mendigo sin brazos
ando que te ando en la intransigencia,
puede que me absorbas hecho aire
y me encuentres en algún descuido
saboreando un pedazo de ti que ha quedado
entre los labios y mi costado.

Hasta entonces pasarán cielos encapotados,
y mi piel sin paraguas y sin manos.

domingo, 4 de octubre de 2009

La sexta luna



Casi muere el quinto mes,
ya se fue agosto y se llevó una vida,
la primavera de septiembre sin flores
espía a la espera,
no sé que espera,
quizás otra luna de abril renacida,
un quinto cuarto menguante
en terrazas regadas
con aguas de cocos.

Mientras tanto arriba
en el sexto balcón de octubre,
hay una sonrisa atrapando
las hojas de un ciprés
que no terminan de caer.