martes, 29 de junio de 2010

Hambre




Imaginarte carne
piel de rosas sazonadas
lascivia, vértigo visual
alucinante
¡Hambre!

Impoluto espejismo
euforia elevada en andas
del éxtasis ventral.

/Eros y Tánatos/

Estremecido pacto
dos en uno,
por dentro la carne
por fuera la carne

y el hambre
¡Insaciable!

viernes, 25 de junio de 2010

Geometrías




Una de nuestras noches, por decir una;
la procaz beatitud y sus descuidos,
la geometría de tu espina,
línea amoldada a mi plexo.

Teorema perfecto: expuesto,
resuelto, austero de culpas,
abierto en vértices febriles.

Inevitable esa noche,
una de nuestras tantas mentiras.

sábado, 12 de junio de 2010

En latidos




Son mis deseos rebeldes
los que anhelan el nácar de ti
el fruto rojo de tu mar negro,
monte de un faro amanecido.

Te presiento;
emancipadas manos
en el ventral desarrollo del aire,
médula del tiempo,
polvo y escamas
de un abrazo en remembranzas;
mujer de lino, de velas izadas
altar de mi sino envejecido.

/Te entrego en piel y huesos
las cadencias musculares -en latidos-
un corazón corrompido, malhumorado,
enojado con sí mismo/

Revive la carne;
el alma partió hace tiempo.

martes, 8 de junio de 2010

A lo lejos; el viento...




Nos abrevábamos y eran tus risas
cascadas de oro desde tus ojos,
explotando en vértigos atómicos.

Hacíamos de la nada el todo más absurdo,
la nariz imperecedera del payaso;
simulábamos la luna en los redondez de un queso;
fuimos necesariamente espejos.

Dime amor, relámpago azul atravesando mi estío;
si el planeta rojo que inventé para ti
sobrevivió al holocausto de los miedos;
si la etérea rosa y su coraza soportó tus inviernos.

Dime; si la espera del último tren arrancó de cuajo
las telarañas que tejiste en los recuerdos
dejando las huellas de tus agujas
en tu enmarañada estratagema.

Uno: el abandono; bronce oxidado de badajos;
dos: la calle picada por los golpes de un guijarro.

El perro sobreviviente de litigios,
huérfano de guerras clandestinas de abrazos,
se fue tras de ti, yo me quedé varado

A lo lejos, el viento susurra un nombre:
desconcierto -tras tus pasos-.