jueves, 26 de agosto de 2010

Sensatez

Nuestro amor se sostiene
de dos agostos duros
la deliciosa complicidad
de un paraguas
y un medio sueño

que por abrazar
la plenitud del sol
podría explotar en mil exilios.

Mejor gocemos
en la segura mitad
la calma noche
de los amantes.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Causalidad

Si no hubiese escrito
aquel poema
justo cuando tu instinto
lamía el aire,
no encontraría
en cada despertar
esquelas escritas con rouge
colgadas de mis labios.

/ Quizás ahora
estaría escribiendo
un poema
por si tu instinto pasare
lamiendo el aire /

sábado, 21 de agosto de 2010

Bajo relieve

Es el aire, las piedras del camino
las mapas debajo de ellas
las arrugas.

Las curvaturas de tus piernas
y el invierno.

Son los rostros sin memorias
de las hojas.

Vuelves, siempre vuelves
a ser la gaviota enamorada
buscando la quilla de mi abandono
a alimentar mi fantasma.

Me naufragas de un disparo
debajo de las piedras
y regresas al laberinto
donde no puedo tocarte
ni con estos mustios versos.

miércoles, 11 de agosto de 2010

El deseo

Murmuré tu nombre
como al azar
como al descuido
casi como una maldición.

Apareciste del aire...

- ¡Pide un deseo! Dije.

Y desaparecí.

martes, 10 de agosto de 2010

Por las rosas eternas

Confío que sentiste lo mismo
que amaste como amé
que tuvimos un sueño en común
o un amor fuera de lo común;
lo cierto es que compartimos el mismo abismo.

No hay rosas eternas,
sí, hay ojos dispuestos a sonreír;
hay risas interiores
esperando vernos paisaje.

Podríamos: tú cada tanto…
yo alguna que otra vez,
coincidir en carriles opuestos
de trenes opuestos
de ventanillas opuestas
de rumbos opuestos;

coincidir esa mirada que nos bese
ese instante fugaz
el lugar exacto
y detener ese efímero beso de miradas,
de sonrisas
en la luminosidad de un flash
para decirnos:
hasta pronto amor
confío en ti
confía en mí;
eternicemos las rosas.

Naturaleza muerta

Olvidarte quizás no sea más que un paso a la historia
como decir he revertido una derrota;

en fin; tan sólo dar vuelta una hoja
y sorprender debajo a escarabajos
que despavoridos buscan el espacio
y chocan entre ellos hasta que descubren
que fue una bocanada de alivio
desprendiéndoles el moho de su letargo.

Para luego regresar a la humedad de su silencio
a conciliar el sueño.

viernes, 6 de agosto de 2010

Dádivas

Ofreciste tus manos
a este ciego.

/ Dar para recibir /

Irreverente
-tomándote el brazo-
entallé tus caderas

y en una calle insomne
acabó el deseo
entre tus piernas.

jueves, 5 de agosto de 2010

Deshabitarte

Intenté habitar tus excusas
mis rodillas lastimadas
enlutaron los adoquines,
a ti no te importó,
estabas ausente;
no podías reprimir tu abandono de luces
y fue la justa razón para curarme de espanto,
de la impiedad de tu piedad
atiborrada de palabras, demasiadas palabras.

Caminé entonces con mis codos
aferrados a las paredes
dejando mi piel en sus besos
de ladrillos y concreto;
la cal tiñó de blanco el dolor
y sangraron las calles
bajo mis rodillas.

Impersonal

No soy el que piensas,
pero soy bastante parecido
a este que te escribe.

Aunque alguna vez
te haya amado,

no queda claro
quien te amó,
si el que piensas que soy
o el que te escribe;

puede que ambos
aún te amen,
lo que no sé
es cuál de los dos soy.

Sinsentido

Es ilógico decirte
que me llenas
cuando estoy vacío.

Un sinsentido
es llenarse de recuerdos
porque son sólo vacíos.

Pero eres
el mejor de mis recuerdos
aunque me dejaste vacío
cuando te llenaste de olvidos.