miércoles, 1 de septiembre de 2010

Más allá de toda lógica

Yo te nombro en las bocas de los buzones
en las mochilas de los árboles
donde anidan los sueños de las aves
y declaro de manera arbitraria
los solemnes derechos de esconderme contigo
en los mismos lugares en donde te nombro.

Te nombro y hago con tu nombre
la verdad de las flores y me rindo a ellas
porque si me rindo
me vuelvo parte de tu perfume
y me emborracho con él y con ellas
hasta que tu risa que flota en las esporas
fecunde en racimos de piel.

Te nombro y se eriza la calvicie del tiempo
un resplandor surca el país del no me acuerdo
donde guardo los acuerdos
los sabores sinsabores que gustábamos
antes que cayera mi nombre
en el hueco amnésico de tu boca.

Al nombrarte recupero la locura
mi delirio errático cobra vida
se mete en las bocas de los buzones
y en las mochilas de los árboles
a morar junto a los sueños de las aves
que tallan nuestros nombres en sus alas
y vuelan más allá de toda lógica
hasta olvidarse que son partes de mi sueño.

Ellas tampoco regresarán.