viernes, 9 de diciembre de 2011

Orfandad

el pulso tembloroso del soñador
sumó otro vano latido
que acabó seco en la pared del baño

otro hijo de ojos negros
parecidos a los tuyos
abortó la soledad