sábado, 28 de mayo de 2011

Al costado de los labios

¿Qué dirías luego del primer abrazo,
luego del preludio amanecido,
acurrucando un fulgor entre comillas,
delatando ojeras trasnochadas?

De haber imaginado que el queso de la luna
alimentaría los ratones de los vientres,
hubiese planeado una estrategia,
un ardid de enamorado,
para no dejarte a dos pasos de la huída
o a un palmo del último pecado.

Abrase visto tanto descaro,
tanta virtud de estafador,
que para seducirte
he timado los versos a un poeta,
libado la paz de los laureles
para liberarte conmigo.

¿Qué dirías entonces al cerrar la piel
sobre los trazos de los sueños
para dejarlos abiertos
sobre la mesa de noche,
al costado de los labios?

/Se recuesta la espera
en los pies fríos del poeta.

Subyugado por tersuras de axilas
bosteza un almanaque la pereza de los días /

¿Qué dirías ahora que se acaban los versos
y las palabras añoran
rearmarte en poesías,
y no encuentran los labios
en el lugar que besaste?

Acaso no sepas; abrió Mayo
sus ventanas ateridas
colgando en la silla la piel del tiempo;
que sonidos de cuerdas
atraviesan cordilleras
hasta tus mejillas.

Quizás calles y muerdas la alfombra;
lo besos besados;
las descorchadas corcheas del silencio
que allanarán tu morada diciendo:
que tarde se hizo y arrecia el invierno.

6 comentarios:

RELTIH dijo...

siempre la genialidad de verso que pareciesen que acariciaran la silueta de mujer.
un abrazo

Malvada Bruja del Norte dijo...

¡Qué tarde se ha hecho! y la mirada de él promete el verso.

Smareis dijo...

Seu versos são envolventes, e suas palavras ganhou vida e formou esse lindo poema. Adorei. Muito bom seu espaço.Um abraço!

Daniel dijo...

Reltih...gracias...

Daniel dijo...

Brujita; un abrazo a tu regreso y un gracias...

Daniel dijo...

Smareis, si regresas, te digo que no hay forma que pueda dejar un comentario en tu blog. Perdón.
Gracias por acercarte.

Beso