miércoles, 17 de febrero de 2010

Hasta que el silencio cercene la lengua de mis versos



Me retiro tres pasos
ampliando el radio de mis ojos;
distingo luces mortecinas
sucumbiendo en corazones desposeídos;
en la cornisa llora la vida
oblicua a nuestro abandono.

Te seguiré encontrando
luego de las muertes de las rosas,
sin vergüenza del llanto estéril.
Nada vale más que tu piel que me sostiene.

Amor crepuscular,
el que me suicida con poemas
y me renace en rocío-miel,
zángano libertino de tu esencia.
Tantas veces libaría tu sangre
como siempre antes,
como antes.

Seguiré hablándote
orgulloso de mordaza y pluma
hasta que el silencio cercene la lengua de mis versos
y la vida salte desde la cornisa
con la última palabra
desintegrada.

16 comentarios:

Chiqui Abreu dijo...

Esto es lo que yo llamo amar a muerte; tu poesía hoy siembra un extraño dolor, en tonos pasteles, porque esa nostalgia va más allá de la piel de tus versos, un amor pausado e infinito, que hiere, pero sigue latiendo.
Hermoso, mi Dann, como toda la tinta que brota de tu alma!
Besos,
Chiqui.-

Paco Alonso dijo...

Hermosos versos los que nos acercas en este día, es siempre un placer acercarse a tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Para variar, un belleza tus versos... Suicidios con poemas, que hermosa forma de morir (que irónico). Me encantó, tiene una fuerza muy particular tu poema de hoy, una energía extraña que abrasa.
Cariños!

La abuela frescotona dijo...

el silencio y la muerte, no borran un poema, lo hacen eterno.
triste, un cariño Daniel

vuelo de hada... dijo...

Uff que impactes estos versos que hasta duelen, pero traen consigo la fuerza necesaria para hacer de ellos un precioso complemento de tus siempre intensas letras.
Un abrazo Daniel y me alegra verte al igual que es un placer leerte.

Daniel dijo...

Dulce Chiqui, siempre leyendo más allá de las palabras y qué bien lo haces. Gracias por mirarme más profundo.

Mi cariño inmenso para vos.

Dann

Daniel dijo...

Mi cálido abrazo Paco y agradecido por volver.

Saludos.

Daniel dijo...

Mi querida Sol; la poesía suele ser el escape que descomprime angustias o alegrías, en este caso la pena, entonces escribir es una manera de matar o de morir.

Gracias por tu generosidad.

Mi cariño

Daniel dijo...

Es así abuela amiga; nada borra lo escrito. La vida ya está escrita también.

Un abrazo estimada abuela.

Daniel dijo...

Hada, me alegra mucho verte otra vez; gracias por hacerlo.

Mi abrazo.

MÓNICA GUDIÑO dijo...

Que versos Daniel... y que final que deja temblando, me gusta ese estilo tan diferente y unico que tenes.
un abrazo para tu alma.

reltih dijo...

un escrito con mucha fuerza y cavalidad natural.
un abrazo

Daniel dijo...

Gracias Mónica, es bueno volver a verte.

Mi abrazo.

Daniel dijo...

Muchas gracias amigo reltih, se suman a la fuerza natural de tus palabras.

Saludos

g.delapola dijo...

No cabe duda que por tus venas no corre sangre, corre poesia.

Daniel dijo...

Abdel; demasiado elogio para mi. Gracias.