jueves, 12 de marzo de 2009

Siempre amor

Te esperaré amor por siempre, allá en las islas,
en las rompientes olas que delimita al mar,
entre las rocas de los deseos amparados
donde fuimos incipientes aprendices del amor.

Cuando el albatros mudo coqueteaba con el aire
tejiendo en su torpeza corazones con sus alas,
allende en el infinito universo azul, sonrojado
por nuestras pasiones irreverentes y descuidadas.

Amor, el otoño del mar se parece a mi alma,
llega en espumas bordando de ausencias la playa,
que se queda mustia cuando se aleja en mareas
llevándose con ellas todas mis esperanzas.

Te esperaré amor, cuando alcances el vuelo
de gaviotas revolteando horizontes de sueños,
tras la barca del recuerdo proa al norte, a mi isla
en viaje sin retorno donde encalles con tu vida.

No hay comentarios: