viernes, 1 de mayo de 2009

Vale la pena

Te presiento; me volvería frágil,
expuesto a tus comisuras,
a tus senos que imaginan mi tacto
inmaculada criatura.

¡Al infierno!
Por pecar entre tus piernas.

No hay comentarios: