sábado, 16 de mayo de 2009

Veinticuatro escalones

¿Y tú, qué sabes?
Yo te amé a mi estúpida manera;
fui procaz, suicida, buscador de velas
arriadas en horizontes para mi barca
de herida abierta.

Y te llevé en albores
timonel de cuatro velas,
leyenda azul de horizontes
confundidos en los míos;
y aún así, tú ¿Que sabes?

Te aferraste a mis miradas,
espejismo y ventolera,
caprichoso verano que transgrede
este otoño sin ocres que no llega
y estás allí, permaneces intacta
en los márgenes de mi memoria,
cascabel de mariposa
pared besando enredaderas.

¿Y tú, qué sabes?
de madrugadas insomnes
encallado entre las islas;
bravura azotando mares,
última nieve en primavera;
y aún así te crees reina.

Subiste uno a uno los peldaños,
veinticuatro escalones, dos años;
abajo la calle musita madreselvas,
Córdoba amor, la tierra;
bájate a ella.

2 comentarios:

El gato escondido dijo...

ay ay eres increible, en verdad que ahora si me voy a dormir pero muy muy satisfecha tras leerte, qué poemas!!!!!!!!!!!

Haz un libro para que pueda leerlo todas las noches.

Besitos. Volveré.

Daniel dijo...

Muchas gracias amiga, ojalá sean buenos sueños.

Los libros son para los poetas.
Besitos