lunes, 28 de abril de 2008

Apatía

Parálisis total, apoplejía estentórea
que me retiene sumiso al borde del precipicio.
No reniego de mis ansias solo me impido seguir,
al amor que está lejano, inmaculadamente intacto.

Lo carnal de tus labios tortura mi mente
como un bálsamo insano, de escarapelas de espinas,
rojas encarnadas apretadas en la espera,
de saber que no llegaré, el temor no me deja.

No hay comentarios: