lunes, 28 de abril de 2008

Espera

Hubo un tiempo de espera, hubo nada,
amaneceres vacíos de aromas y caricias
puertas escondiéndome entre paredes oscuras.
Hubo ausencias de amores deseados,
nada fue, nada queda,
lo que ansía el alma se transforma en angustia
cuando se desilusiona en la espera.
Entonces aprendí que todo llega,
que el tiempo me proveerá en el tiempo
de amores o de nada
y desde entonces ya no espero,
sigo alimentando mis sueños
detrás de cada puerta cerrada.

No hay comentarios: