miércoles, 13 de agosto de 2008

Amor o desvarío?

Incipiente amor, en vapuleado corazón,
quien retorna del hastío,
de los amores oxidados en baúles de olvido.

Retoño reverdecido,
de un árbol reseco y muerto.
Brote seminal que resurge del deseo,
de recuperar el sol de los días que no fueron.

Te doy la bienvenida en señal de respeto,
en señal de esperanza te entrego mi sueño.
¿Eres amor, la lluvia del estío?
¿Regarás las cuencas de mis secos ríos?
¿O sólo serás correntada arrastrando mis desvaríos?

Amor incipiente,
serás quien sabe acaso, un futuro olvido.
Pero mientras germines te regaré como mío,
porque mi tierra reseca necesita de tu río.

3 comentarios:

Chiqui Abreu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chiqui Abreu dijo...

Después de leer este manifiesto, uno siente el deseo de soñar, mientras susurra: Amén!!!
Besos,
Chiqui.-

(El comentario anterior lo borré, porque estaba en chino, ya sabes, de las mías, cambiando la i por u, etc.)

Daniel dijo...

Seguramente sea así, ya ni recuerdo la razón de ese incipiente amor. Quizás un buen momento fue.
Te quiero.
Besos