miércoles, 20 de agosto de 2008

Renacer

Amaneció el invierno entre pálidas escarchas,
Atrás el otoño, embarrado de hojas
dejaba mi alma,
todo parecía, la ausencia, la nada,
y en el páramo yermo,
sin darme yo cuenta la vida brotaba.

Volveré a tu encuentro, dijiste sonriendo
la noche en que el tiempo de vida acababa,
me verás rondando y seré esperanza,
cuando la nevada cubra la montaña.

Me verás más blanca que la nieve blanca.
me verás más pura que la pura agua,
brillarán tus ojos, igual que tu alma
cuando me descubras en la rosa blanca.

Y sabrás entonces que bajo las nevadas
floreció tu rosa junto a tu esperanza.

2 comentarios:

lucerodelalba dijo...

Precioso , ya vine a tu encuentro pero estas tan solo que me puse triste , prque no te vienes de mi mano a mi pais coctelero?
besos.

Daniel dijo...

De la mano de tu estrella seguro no me perderé, pero debes indicarme como llegar. Besos y no te pongas triste, no hay razones.