domingo, 28 de junio de 2009

Hasta mañana amor

Te prefiero sueño;
perentorio, abstracto,
como única razón,
alternativa valedera
para esta suerte de camino
que he elegido.

Y te imagino;
más allá de un naufragio,
más acá de una condena
al derecho de alimentarte,
sostenerte vida aún sabiendo
que cuando cierre los ojos
ya te habrás ido.

Pero aun así te prefiero;
porque despiertas día a día
desayunando conmigo,
trazando un te quiero
sobre el dorso de mi mano
y te vuelves mermelada
cuando dices: amor mío.

Y me untas cual manteca
sobre el pan de tus suspiros;
te levantas despacio
como brisa del estío
y me susurran tus ojos:
hasta mañana amor mío.

4 comentarios:

El gato escondido dijo...

Ay qué bonito poema, Daniel, qué cosas más bonitas escribes.

Daniel dijo...

Gracias Sonia, te debo varias.
Beso

El gato escondido dijo...

No me debes nada, sólo faltaría, nada de nada. Me volví a pasear por aquí, en mis extrañezas (que no te conté) me encendí de ira y vine a calmarme leyéndote, tu letra es como el mar para mi, me da tranquilidad.

Daniel dijo...

Deberíamos hablar más, no te parece?
Ay las extrañezas!! No enciendas la ira, no alimenta nada más que la desesperanza.
Besos