sábado, 9 de octubre de 2010

Ecos sin Margot

Me hablaba de la muerte,
de las pupilas del sol ausentes en su natalicio,
de fenecer dormida sin antes mirar su espejo;
Margot de piedra, ángel sin vuelo,
siempre partiendo al paraje de la abulia
a arrinconarse en el letargo;
ancestral parroquiano de su desesperanza.

Y no sé ayudarte; mi temor se apretuja
sobre tu extendida ausencia
sin poder hallarte.
¿Por qué no vuelves con tus alas?

4 comentarios:

reltih dijo...

a veces duele mucho añorar... muy melancólicos sentimientos.
un abrazo POETA!!

Daniel dijo...

A los amigos del corazón se los suele añorar casi con pena.

Gracias reltih; sos un gran tipo.

La abuela frescotona dijo...

NOMBRE DE TANGO, MARGOT...
Y CON ESE NOMBRE, SIEMPRE HARÁ SUFRIR LA ESPERA, QUIZÁS PERDIÓ SUS ALAS
HERMOSO ESCRITO, TE ABRAZO QUERIDO AMIGO MIO

Daniel dijo...

Sólo tiene miedo de volar.

Gracias abuela; un abrazo.