martes, 7 de octubre de 2008

Estremecimiento

Donde el temblor mueve
las paredes que sustentan,
la armonía del silencio
acunado en tanto tiempo.

Los pies con debilidad de goma
se despegaron del suelo,
mis brazos se extendieron
hasta sostener el cielo.

El poder que movió el alma
y derrumbó lo concreto,
fue de tus labios dos palabras…te quiero.

No hay comentarios: