martes, 19 de enero de 2010

Cuando calló la ola




Le di mis calles,
mis pasos gastados de seguirle,
los pedúnculos de mis manos;
todo porque había una urgencia
enredada en el aire.

Fue la noche del diluvio,
donde las bestias apareadas en las sombras
esperaban su arca hacia el exilio.

/ Yo, un paquidermo noctámbulo sobre el tejado,
y el ancestral miedo que dentro del morral
hubiese una jauría de ratones acechando /

Le di mi absurda melancolía,
las pálidas farolas de mi acera,
el surco de glicinas desprendidas
corriendo al costado de su huída.
Fue la noche del diluvio.

Cuando calló la ola
los ratones ya no estaban;
ella tampoco.


Obra: EL ARCA Y EL DILUVIO - Gustavo Aimar

4 comentarios:

reltih dijo...

excelente, es muy bueno compartir.

vuelo de hada... dijo...

Que lindo poema me gusto mucho, aunque no deje de sentir total nostalgia mientras lo leía.
Es un placer en verdad leerte, mas que hacerlo siento que aprendo demasiado.
Un abrazo Daniel

Daniel dijo...

Reltih, amigo, muchas gracias por detenerte.

Mi abrazo

Daniel dijo...

Gracias Hada por tu generosidad, sos muy atenta.

Un abrazo.