martes, 30 de marzo de 2010

Despiertas...




Amor hambriento,
aliento a fecundo polen
gestado entre tus piernas.

Primigenio amor,
lactancia adormecida,
nido y cencerro
llamando al albur a rebelarte,
a ser la esfinge de caña dulce
y morir bebida
en la cosecha de la sangre,
de tu sangre vertida,
erupción volcánica
amor de magma
cediendo al conjuro ígneo
de la carne.

6 comentarios:

reltih dijo...

ufffffffff, qué sueño más lujurioso!!!!.
un abrazo

elisa...lichazul dijo...

me encantó!!
felicitaciones

un beso para vos

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Precioso poema, Daniel.
Cariños!

Daniel dijo...

reltih; el despertar de la juventud (la de la musa) inspira estas locuras.
Gracias y abrazos.

Daniel dijo...

Gracias elisa por tus palabras, gusto verte en todos mis espacios.

Un beso.

Daniel dijo...

Sole; gracias por tu cariño.

Besos.