viernes, 26 de marzo de 2010

Viento, el mismo viento





Me gusta el otoño
con su calvicie de hojas
con sus pestañas secas
como hojas de recuerdos;
cada una es una escama de memoria.

Tú y las huellas
regando de esencia;
un soliloquio de espantapájaros
en un campo de palomas
y sus vuelos de hambres
sobre la piel de sus harapos.

En los surcos de una frente marchita,
el otoño acumula tus hojas.

Viento, el mismo viento
susurra un nombre cosechado
y las palomas sobrevuelan,
el campo estéril de tu memoria.

8 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

20 años no es nada, pensé, quizás por los surcos de la frente marchita.
El otoño que tiñe de sepias los paisajes hermosos de los versos que algún poeta pinta al pasar, quizás sin advertir a las parejas que se detendrán a contemplar, sin saber que pronto cada cual por su camino seguirá, haciendo crujir las hojas secas mientras esas palomas asustadas vuelan y se van.
Precioso poema, Daniel.
Cariños!

MarianGardi dijo...

Yo también prefiero el otoño como esta bella poesía que nos presentas Daniel.
Un abrazo

reltih dijo...

LA VERDAD TUS IMÁGENES ME HICIERON SENTIR SU BRISA.
UN ABRAZO

Wagner dijo...

Daniel
Siempre tan ideal. Me ha fascinado el simil de la calvicie de hojas. Excelente, como de costumbre.Tu y yo y el otoño nos llevamos bien.
Saludos
Wagner

Daniel dijo...

El otoño siempre pinta nostalgias, es la imagen de la renovación, quizás por eso sea tan bello.

Gracias Sol por tu presencia. Un besote.

Daniel dijo...

Gracias Marian por tus palabras, es grato verte.

Un abrazo.

Daniel dijo...

Gracias amigo reltih, son brisas otoñales, las mejores.

Mi abrazo.

Daniel dijo...

Warner; el otoño quizás se lleve bien con todos o todos con él; es grato entonces que coincidamos.

Gracias y mi abrazo.