miércoles, 19 de agosto de 2009

Aquellas melodías





Llegan como sones los ecos,
laberintos indescifrables,
caracola en mis oídos
al centro de mi existencia;
allí los siento.

Suenan, repican,
diana que despierta el alba
y sortea notas libres
escapando por las grietas
de mi memoria.

Las siento fluir,
ramillete de palabras,
ensalzadas melodías
seduciéndome;
es tu voz que me llama
y no la encuentro.

2 comentarios:

cristal00k dijo...

Traicioneras, a veces, esas grietas de la memoria... Preciosa como de costumbre Daniel.
Un beso.

Daniel dijo...

No amiga, vivo de mi memoria, sin ella estaría definitivamente vacío.
Alguna vez olvidé.
Gracias mi estimada cristal. Un beso