sábado, 29 de agosto de 2009

Caos

Ser pasivo en medio de la calle,
extraviado,
rodeado de tanto caos
pasan los pasos,
los pasos pisan su sombra
su bufanda caída arrastraba su miseria,
nadie lo vio, sólo el viento
que acumulaba papeles sucios
sobre su cuerpo herrumbrado.

El mendigo sigue dormido
arrojado a sus miserias
otros pasos pisan sus pasos
y los acallan.

2 comentarios:

Paulus Van Moratem dijo...

Los pasos que acallan la libertad, moribundo en un mundo de pisadas malogradas. Pasan las horas atropellando su corazón abandonado.

Un placer leerte poeta. Me encantó.

Daniel dijo...

Bella lectura Paulus; la indiferencia del mundo ante un dolor. Cuidate.