sábado, 10 de octubre de 2009

Entre tus dedos (Garúas)

Quietas mano eras
sobre la tarde emancipada.

Oye la lluvia en los gorriones,
temen el silencio del sol ausente;
escúchame:

/ absorbe la plenitud del agua
y plántame un beso de nubes derretidas,
seduce al grafito de mis raíces /

Y el beso respondió gallardo
desde tu esfinge altiva de rosa negra;
fueron resina los elogios boreales
que tu boca prodigó a mi basta geografía;
saboreo tus manos disfrazadas de lluvias
gotas filosas cortando la sequía.

/ son mis gorriones sin miedos
regresando entre tus dedos de garúa /

4 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

la lluvia despertando al amor...generosa derramando su savia en ti....

Daniel dijo...

Han habido muchas lluvias llorando en los espejos.

Un abrazo abuela. Gracias.

Un Colibrí Viajero dijo...

Bello encontrarte por mi retazo de cielo Daniel, gracias por la huella, pues aquí te dejo un cálido abrazo y mis humildes felicitaciones por tu versar sublime como lo reordaba.

Daniel dijo...

Gracias Colibrí, de verdad fue grato volver a saber de vos. Mi abrazo y espero que sigamos en contacto, tengo excelentes recuerdos tuyos.