viernes, 18 de septiembre de 2009

Eternitud

Cuando se agoten las hojas de mi memoria
dejaré de escribirte,
para entonces ya no estaré a tu lado.

No temas amor,
ni siquiera he comenzado.

*Eternitud (neologismo)

6 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

un gran amor siempre lleva incorporado el temor a la pérdida ,eso lo hace inolvidable....un abrazo querido amigo

Daniel dijo...

Un gran amor es inolvidable y es bueno eso, sería feo injusto no recordar cuanto se ha amado.
Un abrazo estimada amiga.

Clara Schoenborn dijo...

No somos más que las memorias que guardamos como los sellos que nos indican que hemos vivido. Aún así las vamos aplacando, cambiándolas tal vez de perspectiva, pero sin abandonarlas jamás.Un beso Daniel.

Daniel dijo...

Es cierto, somos memoria que se termina cuando ya no estamos, las acomodamos en algún rinconcito y quedan allí como una biblioteca de recuerdos.
Besos Clara y gracias.

Paula fm dijo...

Precioso, doloroso, miedo y amor.

Me encanta poeta.

Daniel dijo...

Realidad amiga, realidad.

Gracias, un beso.