jueves, 10 de septiembre de 2009

Los bellos puntos suspensivos

Se agotan las palabras
sin respuestas,
vanas;
rebotan en otras diferentes,
extrañas, suenan frías
aunque estén llenas de vida;

la voz dulce no responde amor
busca otras vías, elude, se diluye
quizás con razón;
hablar sería reincidir,
tropezar con la misma piedra,
pero mis oídos…
mis oídos esperan,
ansían un eco de palabras vivas
que sustituyan
los bellos puntos suspensivos…

4 comentarios:

Leyddy Dhianna Reynoso Caraballo. dijo...

Por qué a veces nuestro corazón espera, aun cuando la nada parece evidente, atesora esperanzas el alma,como una forma de vivir, de encontrarse siempre, a pesar de todo, de todo...

Besitos y cariños para ti amigo.
Te quiero mucho...

Un inmenso placer leerte.

Paulus Van Moratem dijo...

Los puntos suspensivos que me quedan al aire el silencio de una espera. Esperanza.

Me encantó como versaste, el sentido de tu poema. Maravilloso leerte.

Un abrazo poeta.

Daniel dijo...

Mi Leyddy, cuando no hay más razones para seguir, la espera es la llamita que mantiene vivo un sueño. Y sigo esperando, necesito hacerlo aunque duela.
Mis besitos y mi cariño profundo...siempre.

Daniel dijo...

Paulus, los puntos suspensivos que me motivan a escribir, dicen mucho pero a veces necesito las palabras correctas o deseadas, no siempre llegan.

Nuevamente gracias, me alegra tu compañía.