martes, 29 de septiembre de 2009

A tu aire

Es tu piel que seduce
el aire de las campanas;
trinos de calandrias tu badajo.

Es tu voz ecos lejanos
llamando el alba del ciprés,
cortando el hambre de sus paisajes.

Y la luz ciega las voces del árbol
que responden
en vientos enamorados,
a tus oídos,
subyugados por otras brisas
más calmas.

2 comentarios:

Leyddy Dhianna Reynoso Caraballo. dijo...

Son tan hermosos tus versos, que mis palabras se vuelven letras dispersas al momento de escribirte, de nombrar mis dedos cuanto llegas, cuando llevas el alma cargada de sueños.

Un inmenso placer leerte Dani...
Te quiero mucho...
Besitos...

Daniel dijo...

Mi querida; tus palabras que no son letras dispersas; son bellos ecos lejanos que extraño.

No te alejes demasiado.
Gracias por volver.
Te adoro niña. Besitos...