viernes, 13 de febrero de 2009

Tantas veces como puedes

Te tiendes sobre tu espalda,
brazos abiertos sobre la alfombra;
la boca de tu sexo hambrienta
me incita lujuriosa a besarla.

Retuercen tu cuerpo los espasmos,
tu vientre contorneas suavemente
por el contacto sutil de mis labios,
en una danza de besos clitorianos.

Excitas mi lascivia con tus ganas
y mezclas mi saliva con tu savia
que resbala suavemente por los labios
hasta el vértice inferior de tu fisura.

Te vienes en orgasmos reprimidos
por ausencia del amor en tantos años,
te relajas en delirios y renaces
de tu fuego tantas veces como quieres.

Seré tu primera vez mujer;
aún no conoces el delirio.

No hay comentarios: