lunes, 16 de febrero de 2009

Volutas de tu perfume

Un rostro más, cientos de cabezas te acompañan
y mis deseos que preguntan ¿Será ella la que espero?
quien moviliza mis sueños en el fragor del silencio,
la que incita la esperanza cuando llega la mañana.

Y mis ojos te esperan como vigía impaciente
que atravieses mis pasos para mirarte de frente,
auscultarme en tu mirada, sentir que ella eres,
que detengas tus latidos, con tu sonrisa asientes.

Soy la que ansía tu espera, quien en tu lengua meces
cuando susurras un deseo, la intención de un beso;
la mujer que espías por ese agujero negro
que en tu corazón agrandas al llegar el ocaso.

Pero sigues de largo, no te detienes, no lo eres;
al menos rocé tu aire absorbiendo tu perfume
y en volutas etéreas te esfumas con mis deseos;
vuelvo mis ojos a la gente y sigo buscándote.

No hay comentarios: