lunes, 23 de febrero de 2009

Tildando días

Hay unos versos rondando el calendario;
ellos magnifican este verano asfixiante,
calientan mi lengua de palabras, brotan,
fluyen y se aferran a esta hoja blanca.

Ocupan espacios, expresan sentidos,
los cinco elixires que alteran mis latidos;
en ellos te encuentro, por ellos te escribo,
reflejo, acaparo, resumo en mi los tuyos.

Sorteo barreras, alcanzo lejanos infinitos,
me interno en tus venas, bebo desvaríos;
ochenta millas tiene el camino recorrido,
treinta y tantos almanaques, mi destino.

Doce meses, cada uno el mismo delirio,
todos con tu nombre Octubre el preferido;
tantas estaciones contigo las imagino,
detengo mis viajes, en tus cinco sentidos.

Hay unos versos rondando el calendario,
marcarán los tiempos que me falten a ti,
de uno en uno, con cruces tildando días,
cinco elixires, cinco estrofas de poesía.

4 comentarios:

josemoya dijo...

Hola. Me ha parecido muy interesante tu comentario en "La mirada de Cristal". A menudo se habla del envejecimiento de la población como de un problema, y se anuncia la desaparción de las pensiones (en esto, allá ya "os fregaron", si me permites la expresión). Pero el verdadero problema es que las empresas no quieren gente con experiencia, sino jóvenes que hagan el mismo trabajo ganando menos y callando. Los bancos, los que más defienden los "fondos privados de pensiones", son los primeros en prejubilar.

Respecto de tus poemas... me han gustado más los de tus otros dos blogs, pero he escrito en este porque era el más reciente.

cristal00k dijo...

Hey! Daniel pasé a leerte y a dejarte un abrazo.
Buenos los Haikus.

Daniel dijo...

Josemoya; en mi país sucedió algo insólito; por muchos años la mano de obra que se solicitaba debian cumplir con el requisito máximo de 25 años de edad. Durante todo ese timpo comprobaron que la inexperiencia manejable y domesticable de la juventud había deteriorado la calidad de los productos y servicios, entonces decidieron recuperar la mano de obra capacitada de los "viejos" y se toparon con la negación abosoluta de parte de esta franja; ya sea porque estos tenían sus propios emprendimientos o ya no querían volver a estar en relación de dependencia.
Gracias por detenerte a mirar mi blog y apreciar mi poesía. Un abrazo.

Daniel dijo...

Gracias cristal por tus palabras. Un beso para vos y cuidate.