martes, 20 de enero de 2009

Que se duerma el amor

Esta noche es noche de sexo;
no es tiempo de hablar de amor,
no es importante decir te quiero,
ni dibujar la luna entre tus senos.

No importa el aire que respiras
ni mis dedos trazando, te quiero,
desde tu monte de Venus
hasta la gruta del deseo.

No quiero hablarte de trinos
rondando nuestro universo,
de cristales de agua clara
manando desde tus sueños.

Que corran en otro momento
cuando mi río esté seco,
hoy lleno su cauce quiero
desembocarlo en tu cuerpo.

Que no suenen melodías
ni brillen luceros en el cielo,
que el amor duerma en silencio;
esta noche es noche de sexo.

No hay comentarios: