domingo, 18 de enero de 2009

Una puerta abierta apoyada en la pared

Una puerta abierta apoyada en la pared,
no tiene picaportes pero tampoco se ve;
tus ojos encerrados en un cuarto sin luz
no miran la puerta apoyada en la pared.

Abrazas tus karmas, masticas, insultas:
¡El mundo es una mierda! ¡De él es la culpa!
pegas cabezazos en ciega estampida,
pero la puerta abierta es tu única salida.

En tu terca necedad no hay autocrítica;
¡Ellos los causantes! ¡La vida me castiga!
Encubres el crimen de tu propio destino
y no la percibes ¡La puerta es tu camino!

En vano tu intento de buscar culpables,
eres lo que eres, por decisión de abúlico;
ves con los ojos inmensamente abiertos
pero no ves la puerta que llevas adentro.

Aberrante desatino, gestor de fracasos,
necio intransigente, paria de ti mismo.
¡Mírate por dentro! ¡Descúbrete de una vez!
la puerta está abierta apoyada en tu pared.

No hay comentarios: